Listado de Razas de Perros y Gatos. Todos los diferentes tipos de razas de perros y gatos que existen en el mundo, sus nombres, fotos (imágenes), videos, alimentación, enfermedades, cría, cuidados, características de cachorros y adultos. Animales domésticos, enanos, pequeños, medianos, grandes, de caza, de agua, de presa, de compañía para niños, cariñosos, guardianes, potencialmente peligros (agresivos).

Características - Perros

El perro (Canis lupus familiaris), es un mamífero carnívoro doméstico de la familia de los cánidos, que constituye una subespecie del lobo (Canis lupus). No obstante, su alimentación se ha modificado notablemente debido al estrecho lazo que existe con el hombre, hasta el punto en que hoy en día sea alimentado usualmente como si fuese un omnívoro, alimentándose de todo tipo de alimentos. Su tamaño o talla, su forma y pelaje es muy diverso según la raza de perro. Posee un oído y olfato muy desarrollados, siendo este último su principal órgano sensorial. En las razas pequeñas puede alcanzar una longevidad de cerca de 20 años, con atención esmerada por parte del propietario, de otra forma su vida en promedio es alrededor de los 15 años.

Características de los perros. Alimentación, salud, enfermedades, inteligencia, visión

Ancestros e historia de la domesticación

En el siglo XXI, los investigadores han alcanzado un consenso casi absoluto acerca de que es muy posible que la domesticación del perro empezara más por la adaptación espontánea de este al acercarse a vivir junto al hombre que por la voluntad humana. Esto se debe a que vivir junto al hombre siempre fue ventajoso para el cánido. Un perro viviendo en una comunidad humana, aún en la Antigüedad, podía alimentarse con menos esfuerzo que uno salvaje, podía vivir en mejores condiciones y disfrutar del afecto y cuidado humano.

El perro es una subespecie doméstica del lobo, según la comparación de los mapas genéticos de ambas especies. La evidencia fósil más antigua de un perro domesticado fue encontrada en el año 2008 en la cueva Goyet en la provincia de Namur (región de Valonia, Bélgica), correspondiente a unos 31.700 años y al parecer asociado a la Cultura Auriñaciense (la Cultura Auriñaciense sustituyó a la cultura Musteriense y en otros lugares al Châtelperroniense, en el inicio del Paleolítico Superior). Hasta entonces las pruebas más antiguas se habían encontrado en Rusia, pertenecientes a hace 14.000 años (Eliseevich). El hombre consiguió domesticar a ejemplares de lobos, o, más probablemente, se demostró incapaz de impedir que los lobos se introdujeran en sus aldeas y tuvieran allí a sus cachorros. El perro era útil como ayuda en la caza y para defender al grupo y su morada. Poco a poco, el hombre los adaptó a sus necesidades, creando diferentes razas para las distintas labores y características ambientales y geográficas.

El hombre se dio cuenta rápidamente de los finos sentidos del olfato y el oído que tenía el perro; su olfato es más potente que del humano (su área olfatoria es 20 veces más gruesa, y en el caso del Pastor Alemán con una superficie 34 veces mayor y con 40 veces más células olfatorias) y su oído es capaz de percibir sonidos muy por debajo y por encima del rango que oyen los humanos. Ventaja ésta que aumenta su utilidad para la caza y las labores de guarda. Su uso como pastor y protector de los rebaños es bastante posterior, yendo pareja a la domesticación y explotación de otros animales. Animal de costumbres sociales, que convive en grupos perfectamente jerarquizados, se adaptó a convivir con los humanos.

Los perros son muy valorados por su ayuda en la caza. Los perros enterrados en el cementerio mesolítico de Svaerdborg en Dinamarca muestran que, en la antigua Europa, eran ya una valiosa compañía.

Los perros siempre han acompañado al hombre en su proceso a la civilización; su presencia está probada en todas las culturas del mundo, así en Perú en la etapa preincaica, los mochicas (pueblo del Antiguo Perú que se desarrolló entre el 100 a. C. y el 800 d. C. en el valle Moche teniendo como capital al territorio que actualmente se denomina Huacas del Sol y de la Luna en la región La Libertad) los usaban como ayuda de caza y también como mascotas en casa. En el entierro del Señor de Sipán gobernador precolombino), se encontraron dentro de las tumbas restos de un perro que seguramente se usó en la caza, ya que el cráneo tenía perfectamente desarrollados sus molares. El cráneo y los dientes del perro doméstico han disminuido de tamaño con relación al lobo al no necesitar matar presas grandes. Así mismo, al pasar de una dieta de carne a una constituida por los desechos provenientes de la alimentación de los humanos, desarrollaron cerebros más pequeños que requieren menos calorías y menos proteínas para su crecimiento y sustento. La percepción del perro por parte del ser humano ha variado y varía según las culturas, en varias etnias americanas anteriores al año 1492, tal y como aún ocurre en zonas del Extremo Oriente Asiático, los perros eran usados directamente como alimento; en zonas del Oriente Medio el perro ha sido asociado por su aspecto con los chacales (de hecho científicamente se creyó hasta el desarrollo de la genética a fines del siglo XX que los perros comunes de todo el mundo eran descendientes de chacales) y al ser los chacales animales principalmente carroñeros, los perros también han sido considerados impuros en esa zona. Quizás la única especie de perro que no desciende del lobo es el perro fueguino (perro yagán, era un cánido de medianas dimensiones, especie de zorro sudamericano) que descendería del culpeo (Lycalopex culpaeus, también es conocido comúnmente como zorro colorado, es el segundo cánido viviente más grande de Sudamérica).

Características de los perros. Alimentación, salud, enfermedades, inteligencia, visión

Inteligencia

Los perros son apreciados por su inteligencia. La inteligencia canina es la habilidad de un perro para aprender, para pensar y para resolver problemas. Los entrenadores de perros, los amos y los investigadores no se ponen de acuerdo en un método para probar la inteligencia canina tal y como existe para los humanos, a pesar de que la misma se evalúa tradicionalmente a través de la resolución de laberintos.

Ciertas razas, como "Border Collies" y "Golden Retrievers", son por lo común más fáciles de entrenar respecto a otras como los perros de caza y de trineo, aunque hay excepciones. Aún el perro más introvertido, distraído y flojo puede obedecer más fácilmente el entrenamiento que, por ejemplo, un gato. La habilidad de obedecer y aprender sin embargo no es la única medida de la inteligencia.

Por su naturaleza sociable entienden la estructura social y las obligaciones, y a menudo aprenden rápidamente cómo comportarse con otros miembros del grupo, ya sean perros o humanos. Los perros adultos modelan a sus cachorros mediante correcciones (auditivas o físicas) cuando no se comportan de la forma esperada y con premios si tiene comportamientos aceptables (jugando con ellos, alimentándolos, limpiándolos, etc.).

Son animales que tienden a usar guaridas en el momento del parto y al criar los cachorros, así que pueden aprender fácilmente comportamientos como mantener su lugar limpio y aceptar estar en un área cerrada como es el caso de una jaula temporal para transporte u otro lugar cerrado.

Algunas razas han sido continuamente seleccionadas a lo largo de cientos o miles de años por su capacidad de rápido aprendizaje, mientras que en otras razas, esta cualidad ha sido relegada en favor de otras características como son la habilidad de correr, perseguir, cazar o de pelear con otros animales.

Sin embargo, la capacidad de aprender obediencia básica -y eventualmente comportamientos complejos- es inherente en todos los perros. Los amos deben ser simplemente más pacientes con algunas razas que con otras.

Se podría ver la habilidad de aprender rápido como un signo de inteligencia, aunque también se podría afirmar que es un signo de servidumbre ciega y que la verdadera inteligencia de los perros está en razas tales como el “Huskie Siberiano”, que no está particularmente interesado en complacer a sus amos, pero si está fascinado con las innumerables posibilidades de escapar a los campos o de atrapar y matar pequeños animales.

Los perros guías deben aprender un número enorme de órdenes, entender cómo comportarse en una gran variedad de situaciones y reconocer riesgos o peligros a su compañero humano, frente a alguno de los cuales nunca se han enfrentado con anterioridad.

Algunas pruebas de inteligencia son la habilidad de reconocer un vocabulario extenso, otras pruebas tienen que ver con el deseo y la habilidad de responder a diversas situaciones.

Debe señalarse también en cuanto al comportamiento canino, que muchas de las conductas indeseadas, como actos violentos o malas costumbres, son la muestra de comportamientos desarrollados por razones tales como: falta de actividad (como puede ser caminatas o deportes caninos), ausencia de disciplina, entrenamiento o educación irresponsable por parte de los propios amos.


Visión

La visión del perro parece diseñada para la caza: No tiene gran agudeza visual de detalles, pero tienen excelente percepción de movimientos. Tiene excelente visión nocturna o crepuscular, debido al el uso del tapetum lucidum (capa de tejido situada en la parte posterior del ojo. Puede estar situado en la retina, o detrás de la misma, en la coroides. Actúa como un espejo que refleja los rayos luminosos, incrementando así la luz disponible para los fotorreceptores y mejorando la visión en condiciones de escasa luminosidad). El campo visual del perro se encuentra entre los 240 - 250 grados, mucho mayor que el humano que es de aproximadamente 180 grados.

Los perros tienen una forma de visión dicromática llamada deuteranopia que en los humanos se considera una forma de daltonismo que afecta el rojo y el verde. Los perros perciben tonalidades de amarillo y de azul, pero al rojo lo perciben amarillo y al verde lo ven gris.

Características de los perros. Alimentación, salud, enfermedades, inteligencia, visión

Salud

La longevidad media de un perro varía mucho en función de la raza, y oscila entre 8 y 15 años, si goza de buena salud puede vivir hasta 20 años, o incluso más; el perro más longevo que se conoce llegó a los 29 años. Las razas pequeñas suelen vivir más que las grandes y las gigantes. La salud del perro, al igual que en los humanos, está relacionada con su tipo de vida (alimentación equilibrada, ejercicio físico, educación), sobre todo durante los períodos de mayor vulnerabilidad: crecimiento, gestación, amamantamiento, trabajo y vejez. Un perro grande gana peso en un año en el mismo porcentaje que un hombre en 18. Las causas de las enfermedades son múltiples y muy variadas y se deben consultar con un veterinario.

Aunque en ocasiones es el médico veterinario quien recomienda qué tipo de vacuna se debe aplicar, es importante que el propietario tenga en conocimiento que en cuanto a aplicaciones víricas, funciona mejor en el organismo del animal una vacuna de virus atenuado o modificado, ya que este tipo de biológicos dan un incremento paulatino de anticuerpos logrando una protección muy eficaz y sin los adversos efectos postinoculación que pueden existir con la aplicación de una vacuna a virus activo; los efectos con este tipo de vacunas pueden ir desde simple fiebre y vómito hasta un choque anafiláctico o la muerte.


Enfermedades

Ante la sospecha de que el animal se encuentre enfermo hay que acudir al veterinario, especialmente si parece revestir gravedad; en determinadas enfermedades, al igual que sucede con algunas enfermedades humanas, la rapidez con que se acude al veterinario puede ser crucial para la vida del perro.

El perro, al igual que el resto de seres vivos, es susceptible de enfermar; algunas de estas dolencias serán más propias de su especie, incluso con diversa incidencia en razas diferentes, mientras que otras son comunes con las nuestras (cáncer, diabetes, etc.). El perro puede ser una fuente de contagio de determinadas enfermedades para el hombre, aunque la mayoría de ellas no se transmiten entre ambos; por ello, y por la propia salud de nuestra mascota, es muy importante su correcta vacunación y una desparasitación interna y externa regular; con ello, y unos buenos hábitos higiénicos, tendremos un perro más sano y más fuerte y fuente de numerosas alegrías.

Las enfermedades pueden tener un motivo vírico, bacteriológico, parasitario, genético o varios de ellos a la vez.

Entre ellas pueden citarse:

Alergias cutáneas
Coronavirus
Criptorquidia
Diabetes
Displasia de cadera
Parásitos externos
Epilepsia
Parásitos intestinales
Hepatitis canina
Leptospirosis
Leishmaniasis
Moquillo o distemper
Otitis infecciosa
Parvovirosis
Piómetra
Piorrea
Rabia
Reumatismo
Sarna
Torsión gástrica
Toxoplasmosis


Nutrición

En la actualidad se suele tratar al perro como si fuese un omnívoro. Dicho alimento se encuentra en una diversidad muy amplia de marcas y etapas que afirman favorece el correcto desarrollo. Cuando se decide cambiar de marca es oportuno el cambio progresivo, evitando hacerlo de forma abrupta; los alimentos nuevos deben introducirse gradualmente en un plazo de por lo menos 7 a 10 días, al cambiar la dieta, es conveniente ofrecer una cantidad menor del nuevo alimento ya que al sobrepasarse se pueden iniciar una serie de trastornos gastrointestinales o también el rechazo de la nueva dieta.

A pesar de lo anterior y ante la evidencia biológica de que es un animal carnívoro, existe una tendencia creciente a volver a alimentar a los perros con alimentación cruda, imitando a la alimentación natural. Los que siguen esta tendencia afirman que es lo que evolutivamente están diseñados los perros para consumir, y que de esta manera se logra beneficios como: mejor salud, menos olor, dentadura, piel y pelaje más saludable, etc.

Características de los perros. Alimentación, salud, enfermedades, inteligencia, visión

Las heces pequeñas, firmes y oscuras sugieren buena digestión y una excelente absorción de nutrientes, en cambio los volúmenes grandes de heces pálidas indican una absorción medianamente óptima. Un perro sano y bien alimentado mantiene un peso regular, su pelaje brillante y manejable, una actitud y actividad general muy dinámica.

    Alimentos no recomendados para los perros
  • La leche: Algunos perros, como algunas personas, presentan intolerancia a la lactosa. Es por ello que debe dárseles con precaución, y, a la primera reacción adversa —vómitos, diarrea— suspenderla de inmediato.
  • El chocolate: Contiene una sustancia llamada teobromina que causa intoxicación en el organismo del perro y puede ser fatal en grandes dosis.
  • Golosinas: Tales como frituras, caramelos, galletas; tienden a formar sarro en la dentadura del perro. Además los azúcares les hacen propensos a la diabetes. Existen golosinas especiales para ellos que inclusive protegen de la formación de sarro.
  • Huesos cocidos: En especial los de pollo. Al ser triturados por la mandíbula del perro pueden formar esquirlas con puntas muy agudas, las cuales fácilmente pueden perforar el esófago, intestino o recto provocando hemorragias internas, infección y consecuentemente mucho dolor.
  • Alimentos o desperdicios caseros: Se deben evitar los alimentos muy condimentados, ya que los perros son especialmente sensibles a la sal, pimienta y chile. De igual forma se deben evitar los alimentos con exceso de grasa. Los desperdicios o restos de alimentos, normalmente poco frescos deben ser eliminados. No se debe permitir que coman restos hallados en la calle, pues podría sufrir una gastroenteritis infecciosa.
  • Tomate: El tomate puede afectar el sistema digestivo del perro, por lo que no es recomendable.

Raza de perro

Una raza de perro o raza canina es un grupo de perros que tienen características muy similares o casi idénticas en su aspecto o comportamiento o generalmente en ambos, sobre todo porque vienen de un sistema selecto de antepasados que tenían las mismas características. Los perros han sido apareados selectivamente para conseguir características específicas por miles de años. Las selecciones se habrían centrado inicialmente en la domesticación y comportamientos útiles tal como las habilidades para la caza como en los Terriers. Más adelante, los perros también fueron seleccionados para lograr morfologías atractivas y distintivas, dando por resultado una variedad extensa de tipos.

Muchas razas tradicionales de perros reconocidas por las principales asociaciones de registros caninos se denominan “razas puras”. Solamente individuos cuyos padres y ancestros son de pura raza se consideran pertenecientes a dicha raza. Este concepto ha causado controversia debido a la dificultad de regulación y debido a las posibles consecuencias genéticas de una población limitada (endogamia). Se han realizado trabajos recientes para clasificar las distintas razas, con algunos resultados que sorprendían con respecto a las estimaciones de edad de la raza y sus interrelaciones con otras castas.

Generalmente, antes de que un tipo de perro se reconozca como de verdadera raza, debe demostrarse que el acoplamiento de un par de ese tipo produce siempre perros que tienen las mismas características que los padres, tanto en aspecto como en comportamiento. Esto se conoce como resultado positivo de raza. Existen muchos interrogantes relacionados con lo que se considera resultado positivo de raza.

La Federación Cinológica Internacional (FCI) reconoce 337 razas y cada una es propiedad de un país específico. Los países propietarios de dichas razas establecen el estándar de raza (descripción detallada del tipo ideal de la raza) - en colaboración con las Comisiones de Estándares y Científica de la FCI - cuya traducción y actualización es efectuada por la FCI. Estos estándares son la referencia en la cual se basan todos los jueces al examinar los perros durante las exposiciones llevadas a cabo en los países miembros de la FCI.

Características de los perros. Alimentación, salud, enfermedades, inteligencia, visión

Razas de Perros
Affenpinscher
Airedale Terrier
Akita
Akita Americano
Akita Inu o Akita
Alano Español o Bulldog Español
Alaskan Husky
Alaskan Malamute
American Eskimo o American Spitz
American Foxhound
American Hairless Terrier
American Pit Bull Terrier o Pitbull
American Staffordshire Terrier
Antiguo Perro Pastor Inglés
Ariegeois
Artois
Australian Silky Terrier
Australian Terrier
Austrian Black & Tan Hound
Azawakh
Balkan Hound
Barbet
Basenji
Basset Alpino
Basset Artesiano Normando
Basset Azul de Gascuña
Basset de Artois
Basset de Westphalie
Basset Hound
Basset Leonado de Bretaña
Bavarian Mountain Scenthound
Beagle o Beagle Inglés
Beagle Harrier
Beauceron
Bedlington Terrier
Bichón Boloñés
Bichón Frisé o Bichon de Tenerife
Bichón Habanero
Bichón Maltés o Maltés
Billy
Bisben
Black and Tan Coonhound
Bloodhound o Perro de San Huberto
Bobtail
Boerboel
Border Collie o Collie de la Frontera
Border Terrier
Borzoi
Bosnian Hound
Boston Terrier
Bouvier des Flandres
Boxer
Boyero de Appenzell
Boyero de Australia
Boyero de Berna
Boyero de Entlebuch
Boyero de Flandes
Boyero de las Ardenas
Boyero de Montaña Bernes
Braco Alemán de pelo corto
Braco Alemán de pelo duro
Braco de Ariege
Braco de Auvernia
Braco de Bourbonnais
Braco de Saint Germain
Braco de Weimar
Braco Dupuy
Braco Francés
Braco Italiano
Broholmer
Buhund Noruego
Bull Terrier o Bull Terrier Inglés
Bulldog o Bulldog Inglés
Bulldog Americano o American Bulldog
Bulldog Francés
Bullenbeisser
Bullmastiff
Ca de Bestiar
Cairn Terrier
Can de Palleiro
Cane Corso
Cane da Pastore Maremmano-Abruzzese
Caniche
Cão de água português
Cão da Serra de Aires
Cão da Serra de Estrela
Cão de Castro Laboreiro
Cão de Fila de Sao Miguel
Carlino o Pug
Catalburun
Cavalier King Charles Spaniel
Cesky Fousek
Ceský Teriér
Chesapeake Bay Retriever
Chihuahua o Chihuahueño
Chongqing
Chow Chow
Cirneco del Etna
Clumber Spaniel
Cocker Spaniel Americano
Cocker Spaniel Inglés
Collie
Collie Barbudo
Collie de pelo corto
Collie de pelo largo
Coonhound Negro y Bronce
Corgi Galés de Cardigan
Corgi Galés de Pembroke
Corgi Gales Pembroke
Coton de Tuléar
Crestado Chino o Chino Crestado
Crestado Rodesiano
Curly Coated Retriever
Cuvac Eslovaco
Dachshund o Perro Salchicha
Dálmata
Dandie Dinmont Terrier
Dingo
Dóberman o Dobermann
Dogo Argentino
Dogo de Burdeos o Bulldog de Burdeos
Dogo de Cerdeña
Dogo del Tibet o Mastín Tibetano
Dogo Guatemalteco
Dogo Mallorquín
Drentse Partridge Dog
Drever
Dunker
Elkhound Noruego
Elkhound Sueco
English Foxhound
English Springer Spaniel
English Toy Terrier
Epagneul Papillón o Papillón
Epagneul Picard
Esquimal Americano
Esquimal Canadiense
Eurasier
Fila Brasilero o Fila Brasileiro
Finnish Lapphound
Finnish Spitz
Flat Coated Retriever
Fox Terrier
Fox Terrier Chileno
Fox terrier de pelo de alambre
Fox terrier de pelo liso
Foxhound Inglés
Frisian Pointer
Galgo Español
Galgo Húngaro
Galgo Inglés
Galgo Italiano
Galgo Polaco
Glen of Imaal Terrier
Golden Retriever o Cobrador Dorado
Gordon Setter
Gos d'Atura Catalá
Gran Basset Griffon Vendeano
Gran Boyero Suizo
Gran Danés o Dogo Alemán
Gran Gascón Saintongeois
Gran Griffon Vendeano
Gran Munsterlander
Gran Perro Japonés
Grand Anglo Francais Tricoleur
Grand Bleu de Gascogne
Greyhound
Griffon Bleu de Gascogne
Griffon de pelo duro
Griffon Leonado de Bretaña
Griffon Nivernais
Grifón Belga
Grifón de Bruselas
Gull Dong
Gull Terr
Haldenstoever
Harrier
Hokkaido
Hovawart
Husky Siberiano, Keshia o Shusha
Ioujnorousskaia Ovtcharka
Irish Glen of Imaal Terrier
Irish Soft Coated Wheaten Terrier
Irish Terrier
Irish Water Spaniel
Irish Wolfhound
Jack Russell Terrier
Jämthund
Jindo Coreano
Kai
Keeshond, Spitz Lobo o Wolfspitz
Kelpie Australiano
Kerry Blue Terrier
King Charles Spaniel
Kishu
Komondor o Ovejero Hungaro
Kooiker
Kopov Eslovaco
Kritikos Lagonikos
Kromfohrländer
Kuchi
Kurī
Kuvasz o Kuvaszok
Labrador Retriever o Labrador
Lagotto Romagnolo
Laika de Siberia Occidental
Laika de Siberia Oriental
Laika Ruso Europeo
Lakeland Terrier
Landseer
Lapphund Sueco
Lebrel Afgano
Lebrel Arabe
Lebrel Escocés o Deerhound
Leonberger
Lhassa Terrier o Lhasa Apso
Lobero irlandés o Cazador de Lobos Irlandés
Longdog
Lowchen
Lundehund Noruego
Lurcher
Majorero
Manchester Terrier
Mastiff
Mastín Afgano
Mastín Americano
Mastín de Borinquen
Mastín de Kumaon
Mastín de los Alpes
Mastín del Pirineo
Mastín Español
Mastín Inglés
Mastín Napolitano
Mudi
Norfolk Terrier
Norwich Terrier
Nova Scotia Duck Tolling Retriever
Otterhound
Parson Russell Terrier
Pastor Alemán o Ovejero Alemán
Pastor Americano
Pastor Australiano
Pastor Belga
Pastor Belga Groenendael
Pastor Belga Laekenois
Pastor Belga Malinois
Pastor Belga Tervueren
Pastor Bergamasco
Pastor Blanco Suizo
Pastor Catalán
Pastor Caucásico
Pastor Croata
Pastor de Anatolia
Pastor de Asia Central
Pastor de Beauce
Pastor de Bosnia-Herzegovina y Croacia
Pastor de Brie o Briard
Pastor de Istria
Pastor de Laponia
Pastor de los Cárpatos
Pastor de los Pirineos
Pastor de Maremma
Pastor de Shetland
Pastor de Tatra
Pastor de Valée
Pastor del Atlas
Pastor del Cáucaso
Pastor del Sur de Rusia
Pastor Ganadero Australiano
Pastor Garafiano
Pastor Holandés
Pastor Inglés
Pastor Islandés
Pastor Lapón
Pastor Leonés
Pastor Mallorquín
Pastor Picard
Pastor Polaco de las Llanuras
Pastor Polaco de Podhale
Pastor Vasco
Pekinés o Pequinés
Pembroke Welsh Corgi
Pequeño Brabanzón
Pequeño Lebrel Italiano
Pequeño Munsterlander
Pequeño Perro León
Perdiguero de Burgos
Perdiguero Francés
Perdiguero Portugués
Perro de Agua Americano
Perro de Agua Español o Turco Andaluz
Perro de Agua Francés
Perro de Agua Frisón
Perro de Agua Irlandés
Perro de Agua Portugués
Perro de Canaan
Perro de Groenlandia
Perro de los Visigodos
Perro de Montaña de los Pirineos
Perro de Osos de Carelia
Perro de Presa Español
Perro de Presa Mallorquín
Perro de San Juan o Terranova Menor
Perro del Faraón
Perro Happa
Perro Lobo Checoslovaco
Perro Pastor de las Islas Shetland
Perro sin pelo de Perú
Petit Basset Griffon Vendeen
Petit Blue de Gascogne
Phalène
Pinscher
Pinscher Alemán
Pinscher Austríaco de pelo corto
Pinscher Miniatura
Podenco Andaluz
Podenco Canario
Podenco Ibicenco
Podenco Portugués
Pointer Inglés o Pointer
Poitevin
Pomerania
Porcelana
Presa Canario
Puli, Pulik o Hungarian Puli
Pumi
Rafeiro do Alentejo
Ratonero Bodeguero Andaluz
Ratonero Mallorquín
Ratonero Valenciano
Retriever de Nueva Escocia
Rhodesian Ridgeback
Ridgeback de Tailandia
Rottweiler
Saarloos
Sabueso de Hamilton
Sabueso de Hannover
Sabueso de Hygen
Sabueso de Istria
Sabueso de Posavaz
Sabueso de Schiller
Sabueso de Smaland
Sabueso de Transilvania
Sabueso del Tirol
Sabueso Español
Sabueso Estirio de pelo duro
Sabueso Finlandés
Sabueso Francés blanco y negro
Sabueso Francés tricolor
Sabueso Griego
Sabueso Polaco
Sabueso Serbio
Sabueso Suizo
Sabueso Yugoslavo de Montaña
Sabueso Yugoslavo tricolor
Saluki
Samoyedo, Samoyed o Bjelkier
San Bernardo
Sarplaninac
Sato
Schapendoes
Schipperke
Schnauzer
Schnauzer estándar
Schnauzer gigante
Schnauzer miniatura
Scottish Terrier
Sealyham Terrier
Segugio Italiano
Seppala Siberiano
Setter Inglés
Setter Irlandés o Setter Irlandés Rojo
Setter Irlandés rojo y blanco
Shar Pei
Shiba Inu
Shih Tzu
Shikoku
Skye Terrier
Slovensky Cuvac
Slovensky Kopov
Smoushond Holandés
Spaniel Alemán
Spaniel Azul de Picardía
Spaniel Bretón
Spaniel Continental enano
Spaniel de Campo
Spaniel de Pont Audemer
Spaniel Francés
Spaniel Japonés o Chin Japonés
Spaniel Tibetano o Spaniel del Tibet
Spinone Italiano
Spítz Alemán
Spitz de Norbotten
Spitz Finlandés
Spitz Japonés
Staffordshire Bull Terrier
Staffordshire Terrier Americano
Sussex Spaniel
Tchuvatch Eslovaco
Teckel
Terranova o Terranova Mayor
Terrier Alemán
Terrier Australiano
Terrier Brasileño
Terrier Cazador Alemán
Terrier Checo
Terrier Escocés
Terrier Galés
Terrier Irlandés
Terrier Japonés
Terrier Negro Ruso
Terrier Tibetano
Tosa
Viejo Pastor Inglés
Viejo Pointer Danés
Vizsla
Volpino Italiano
Weimaraner
Welsh Corgi Cardigan
Welsh Corgi Pembroke
Welsh Springer Spaniel
Welsh Terrier
West Highland White Terrier
Whippet
Wirehaired Solvakian Pointer
Xoloitzcuintle
Yorkshire Terrier

La principal fuente para escribir este artículo es: Razas caninas (texto en inglés)

1 comentario:

  1. Muy interesante. Es curioso lo de los huesos, siempre se ha visto a perros comiendo huesos, no sabía que fueran malos.

    ResponderEliminar