Listado de Razas de Perros y Gatos. Todos los diferentes tipos de razas de perros y gatos que existen en el mundo, sus nombres, fotos (imágenes), videos, alimentación, enfermedades, cría, cuidados, características de cachorros y adultos. Animales domésticos, enanos, pequeños, medianos, grandes, de caza, de agua, de presa, de compañía para niños, cariñosos, guardianes, potencialmente peligros (agresivos).

Protectora de Animales de Burgos

Una puerta separa dos mundos muy distintos, la crueldad del que abandona y el amor que otros entregan para cambiar el mundo de aquellos que han sido maltratados y abandonados. La Protectora de Animales y Plantas de Burgos, como muchas otras, es un claro ejemplo de esperanza, no solo para los animales que en ella residen, sino para una sociedad que necesita cambiar.

Foto de tres preciosos perros esperando ser adoptados. Canela, perra de dos años; fruto de una camada indeseada por sus dueños que intentaron deshacerse de ella incluso atropellándola. Duna, un año; abandonada por su dueño porque no valía para cazar. Lassy, nueve años; su amo dejo de cazar y la tenía en un solar vallado sin darle de comer apenas; fue retirada por el Seprona y la Protectora de Animales y Plantas de Burgos

Sin lugar a duda, los voluntarios son los mayores depositarios de esta esperanza. Y es que, estás personas, desinteresadamente ayudan con su tiempo y sin buscar nada a cambio, contribuyen a cambiar un poco la vida de los más necesitados. Pero realmente, reciben mucho. Su esfuerzo y trabajo, muy duro en ocasiones, se ve agradecido, y con creces, por las miradas, caricias y besos de los peluditos. Estos pequeños, que han vivido incluso desde que nacen situaciones que harían temblar a más de uno, también enseñan muchas cosas. Y es que son la viva imagen de la superación, no se rinden y consiguen volver a recobrar la fe perdida en el ser humano.

El día a día de un voluntario en la Protectora de Burgos, se basa en hacer más amena la vida de todos y cada uno de sus habitantes y garantizar su salud y bienestar. Tras cruzar la puerta de la Protectora, alrededor de 150 perros y 100 gatos, esperan ansiosos los cuidados de cada día. Pero estos no son solo los únicos, ya que, pese a este elevado volumen de inquilinos, los más pequeños se encuentran en casas de acogidas. Desde primera hora de la mañana los voluntarios se forran en sus ropas de trabajo y comienzan las tareas de limpieza. Haga frio o calor, recogedor y escoba en mano, jaula tras jaula limpian entre mimos, caricias y juegos. Después llega la manguera, y es que todos los días se pasa para garantizar que están perfectamente limpias las jaulas y que disponen de agua para beber. En verano incluso, se refrescan las jaulas varias veces debido a las altas temperaturas. Aunque parece rápido y sencillo, estás tareas pueden llegar a tardar en realizarse más de cuatro horas, ya que, pese a que las instalaciones poco a poco se van mejorando, siempre hay alguna carencia debido a que, al fin y al cabo, es una organización sin ánimo de lucro y necesita de donaciones o aportaciones para poder subsistir.

Dodo es un gato de dos años de edad que le encanta estar encima de los voluntarios y vigilar que limpian bien. Protectora de Animales y Plantas de Burgos

Después llega uno de los momentos preferidos de los peluditos, la hora de la comida. Pero no os penséis que esto es cosa de coser y cantar. Debido al alto volumen de animales por jaula, en la mayoría de estas, los voluntarios deben quedarse hasta que concluyan de comer todos para evitar posibles conflictos y garantizar que todos, sin excepción, hayan comido. Son varios los que comen piensos especiales por su estado, lo que complica más la hora de la comida, teniendo que dar a unos un tipo y a otros otra. A su vez, a los voluntarios se les une que varios de los peluditos tienen miedo y pánico a las personas debido a su vida pasada, y muchos prefieren no salir a comer, por lo que deben de entrar a echarles la comida en su caseta y no olvidarse en que jaulas sucede esto. Pese a todas las dificultades añadidas, los voluntarios realizan las actividades de buen gusto y siempre teniendo en cuenta que es por ellos por los que se está allí.

Aunque sobre el papel las tareas son sencillas, hay una triste realidad que acompaña el día a día. Pocos son los días en los que el timbre de la Protectora de Animales no suena para dar la bienvenida a otro pequeño desamparado. Pocos son los que realmente llegan a la Protectora por circunstancias meramente comprensibles, como es el caso de que su compañero humano haya fallecido y no tienen con quien quedarse. En la mayoría de los casos, son los voluntarios los que se encuentran bolsas sospechosas en la entrada, perros atados en la puerta o escusas baratas de los que dicen no ser sus dueños aunque más tarde lo reconozcan. Otras veces, en periodos bastantes marcados del año, como son los periodos de caza, la navidad… los voluntarios gracias a avisos o por que ellos mismos lo ven, rescatan a aquellos que han sido dejado a su suerte, alguno en su último hilo de vida.

Lulu, Lala, Lilo y Lula, estos cuatro gatitos de la caja fueron abandonados. Ahora los hermanitos tienen tres mesecitos. Protectora de Animales y Plantas de Burgos

Son muchas las carreras al veterinario, sabiendo que cada segundo puede ser la diferencia entre la vida y la muerte de ese pobre inocente cuyo único pecado, ha sido encontrar al humano equivocado y pertenecer a una sociedad que no los considera más que meros objetos sin necesidad de protección. En ocasiones las lágrimas brotan de los ojos de los voluntarios, y es que son muchas las situaciones incomprensibles a las que hacen frente.

Pero son esos inocentes los que sufren más. Miedo, tristeza, sufrimiento… es la reacción de aquellos abandonados que no comprenden donde están, ni los ladridos de los que serán sus nuevos compañeros, y más habitual de lo que debería, ni siquiera saben lo que es una caricia y agachan su rostro pensando que van a recibir algún castigo. Son los voluntarios los que empatizan con ellos, los que hacen que comprendan que no les va a pasar nada malo, juntos comienzan un camino en el cual mutuamente aprenden. Su agradecimiento es eterno, muchos no sabían lo que era tener comida todos los días, y qué decir de los besos que les dan los voluntarios contestados con otros besos y ronroneos. ¡Todo un placer! No es la mejor de las vidas tener que permanecer en una jaula, pero como les dicen los voluntarios a sus pequeños: “Aquí estas a salvo y lograremos que encuentres tu hogar”.

Inuk, un año y medio; recogido por la protectora hace dos semanas después de que llevara vagabundeando toda su vida por un pueblo. Moki, tres años; recogido en la calle en malas condiciones. Protectora de Animales y Plantas de Burgos

Cada mirada es depositaria de historias… abandonos… envenenamientos… palizas… disparos… pero poco a poco se va viendo la evolución, y es eso lo que más feliz hace a todos aquellos voluntarios que acuden y conocen sus historias.

El fin, la adopción, es un cúmulo de emociones. La tristeza por los que se han quedado por el camino y la alegría por poder ver los que comienzan su segunda oportunidad. Es ver un sueño hecho realidad, saber que después de todo, podrán conocer el calor de una casa y el cariño de una familia sin volver a tener miedo. A cambio, su nueva familia, recibirá un amigo fiel que agradecerá todo lo que se haga por él. Mientras, los que todavía no han encontrado su hogar, permanecerán bajo los cuidados de los voluntarios.

Todo este trabajo tiene un sueño, y es que llegue el día en que su labor no sea necesaria. Que se valore y se proteja a los animales como se merecen, que se castigue a aquellos que demuestran crueldad hacia ellos… un sueño que esperamos que se cumpla pronto, ya que como dijo Jeremy Bentham:
“Llegará el día en que el resto de la creación animal podrá adquirir aquellos derecho que nunca pudieron ser alejados de ellos más que por la mano de la tiranía”

Fotografías del recinto de la Protectora de Animales y Plantas de Burgos

Para saber más sobre la labor y como ayudar a la Protectora de Animales y Plantas de Burgos puedes acceder a: www.protectoraburgos.es
Artículo de: Laura
Por un mundo mejor.
Adopta, no compres.

2 comentarios:

  1. Enhorabuena por esa labor y gracias por la segunda oportunidad que dais a muchos animales, muy bien narrado para que conozcamos vuestro trabajo y en mi caso muy orgullosa de un miembro de mi familia que participa activamente en esa tarea.

    ResponderEliminar